Vicios que matan

¡Upa! ¡Upa!
5 julio, 2018
Talleres para el Bienestar Integral
6 julio, 2018

Por Mirtha González Schinini

El consumo de drogas de los jóvenes debe ser visto como un tema de salud, ya que existe relación entre el estado anímico y la búsqueda de algo que les haga sentir mejor. Este mundo adictivo que los aprisiona se inicia con el alcohol y las consecuencias son temibles.
Muchos jóvenes solo toman agua en las fiestas, lo que da tranquilidad a los adultos. Algunos lo hacen para no mezclar alcohol con las pastillas de éxtasis que consumen.
El Dr. Manuel Angel Fresco, médico psiquiatra, director del Centro Nacional de Control de Adicciones del Ministerio de Salud, explica que “este comportamiento es típico de las fiestas electrónicas y se debe al consumo de metanfetaminas. Son drogas estimulantes derivadas de las anfetaminas y su acción es una intensa estimulación del sistema nervioso central, con una sensación de euforia y energía. Tiene también usos en el campo de la medicina, en especial como inhibidor del apetito (efecto anorexígeno) y estimulador del sistema nervioso”.
Lo de tomar solo agua se debe a que la pastilla “aumenta la temperatura corporal y por ello se recomienda no ingerir alcohol y evitar la deshidratación, consumiendo abundante líquido”.
En estas fechas hay muchas fiestas y los jóvenes quieren participar. La Lic. Eugenia de Loof recuerda que “la libertad y la responsabilidad son temas que cuanto antes se incorporen a la educación y experiencia de los hijos es mejor. Permitiremos que a través de sus vivencias, de a poco, puedan darse cuenta, reflexionar y aprender con responsabilidad y autocuidado”.
El Dr. Fresco, por su parte, advierte sobre estas drogas que “actúan sobre ciertas sustancias que produce el cerebro llamadas neurotransmisores, que alteran el su funcionamiento normal, por lo cual su uso es peligroso”.
El profesional destaca que “el alcohol es la droga que más problemas produce en todo el mundo. En la mayoría de los casos es la droga de inicio. Hay alcohol en las casas se consume en situaciones de festejos familiares, los niños ven cómo se toma para divertirse y la familia es un escenario de aprendizaje. Si la criatura ve que su padre o madre no maneja si toma alcohol, está aprendiendo una pauta de responsabilidad con la sustancia”.
La licenciada De Loof aconseja “ser guía, no jefe autoritario. Desde el aprendizaje con amor y no desde el miedo. Escuchar desde el respeto y amor para conocer y descubrir las necesidades y carencias. Así como poner límites claros y hacerlos respetar. Aplicar la fórmula a los jóvenes: “A mayor responsabilidad, mayor libertad, sin dejar de acompañarlos de cerca, observando su comportamiento, grupo de amigos, escuchando sus inquietudes desde el respeto y no desde la imposición”.
El Dr. Fresco agrega que “el consumo de drogas es un tema de salud”. Y enfatiza que “los temas de salud mental son rechazados, por este motivo se pierde un tiempo importante para el diagnóstico y el tratamiento”. Si se sospecha que un joven está consumiendo drogas, hay que hablar con claridad y empezar la lucha.

mirtha@abc.com.py

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/salud/vicios-que-matan-1551681.html