Sensibilidad en el embarazo

Qué es la amistad para el ser humano
23 mayo, 2018
Sexualidad Infantil
23 mayo, 2018

Toda está cambiando… se está gestando una vida en mi interior.

Es importante recalcar que cada embarazada es un mundo, cada una vive su embarazo con experiencias únicas. Los sentimientos y emociones pueden ser muy variados teniendo en cuenta en qué circunstancias se encuentra cada mujer embarazada. Sin embargo, daremos algunas pistas que puedan ayudar tanto a las madres como a su entorno.
La mujer embarazada vive algo único, vive una revolución no solo física sino emocional. Entonces, es normal que esté mucho más sensible y fluctuando en sus emociones, Por todo esto, es frecuente que la mujer embarazada necesite más apoyo, compresión, protección y contención afectiva.
Todo esto tiene una explicación científica. Según un INFORME CIENTÍFICO SOBRE LA COMUNICACIÓN MATERNO-FILIAL EN EL EMBARAZO la experiencia de la maternidad provoca cambios funcionales en el cerebro. Dicho informe sostiene que teniendo en cuenta la neurobiología del vínculo afectivo-emocional en la mujer gestante, el cerebro de la mujer embarazada cambia, estructural y funcionalmente para responder a las consignas básicas que recibe del feto.

Todos estos cambios afectan las emociones durante y después del embarazo.

En el primer trimestre debido a la influencia de las hormonas (estrógenos y progesterona) el cambio de humor de la embarazada puede cambiar de un momento a otro, pueden tener deseos de llorar, temores, miedos, puede disminuir o aumentar el deseo sexual, pueden existir molestias físicas como mareos, nauseas, dolores de cabeza. Es normal que se demuestre desinterés por determinados asuntos, quiera cambiar ciertos aspectos de su vida, tome decisiones, también que presente falta de concentración.
En el segundo trimestre van desapareciendo las molestias físicas y van apareciendo los primeros movimientos del feto percibidos por la madre, esto genera muchos cambios nuevamente en la mujer. Cambios físicos que van afectando las emociones. Para algunas puede significar desde cambiar el propio vestuario hasta ir preparando la habitación y lo necesario para el nuevo integrante. También es fundamental el apoyo que se le pueda brindar a la madre.
Durante el tercer trimestre la madre espera la llegada del bebé. Se alegra cuando se ceden el asiento, no le dejan formar filas largas, le dan paso, se siente privilegiada y es el trato que se le debe dar. Además puede ver que su cuerpo cambio mucho y esto puede hacerle sentir menos atractiva y puede sentirse insegura con ella misma. También se pueden presentar las ansias por verle al bebé o el apuro o no por que nazca, verlo sano. Los miedos al dolor, al parto o las preocupaciones por los cambios que se van a dar con la pareja o en la familia.

¿Qué podemos hacer para convivir con nuestra sensibilidad?

Lo principal es aceptar que es normal sentirse así, no tratar de cambiar la situación sino abrazar estos momentos únicos que estamos viviendo. Es importante no tratarse mal a una misma, ni exigirse, sino amarse, valorarse, ser amable con una misma. Son sólo 9 meses únicos que pasan muy rápidamente y es una oportunidad para generar un vínculo con el hijo que llevamos dentro. Aprovechemos esta sensibilidad para conversar con nuestro bebé ya que él ya está conociendo el mundo a través nuestro, podemos aprovechar nuestra intuición de madres y hacerles escuchar música, transmitirles que el mundo es un lugar hermoso para vivir y cómo también una misma puede manejar las molestias o dolores. El bebé ya está sintiendo y percibiendo todo a través nuestro. Entonces, podemos darnos las condiciones para estar bien con una misma, dentro de las circunstancias que nos toquen vivir, hacer lo que nos da bienestar, dejar de hacer lo que nos duele.
Ya no estás sola, tenes una personita dentro que depende de vos para conocer y llegar al mundo. Cuidate, mimate, tené en cuenta que todo cuidado que haces por vos misma lo haces también por tu bebé. Es importante que como embarazada puedas darte las condiciones para estar alegre, con tranquilidad, en paz, disfrutando de esta experiencia única. A veces ayuda conversar, hablar de las preocupaciones y emociones con las personas que te acompañan, también ayuda hablar con madres que ya pasaron por esas experiencias. Podes aprovechar, si podes, para dormir más, hacer caminatas al aire libre, ir al cine, etc.
A veces las circunstancias no ayudan, a veces estamos solas, no tenemos el apoyo de nuestros familiares y parejas. Es una situación muy difícil, pero pensemos que ya tenemos un ser en nuestro interior, y si no encontramos el abrazo que necesitamos afuera, abracémonos nosotras mismas, con nuestro abrazo le abrazamos también a él. Lo que está sucediendo es nuestro interior es un milagro que no tiene marcha atrás, sólo avanza, entonces podemos decidir cómo queremos que sean los meses que nos quedan con nuestro bebé en nuestro interior, cuál queremos que sea nuestro estado de ánimo en la medida de nuestras posibilidades, y por sobre todo, qué le queremos trasmitir a nuestro bebé. Ya que sabemos que él puede percibir todo.

Importancia del apoyo y la contención para la embarazada.

Es sumamente importante que la mujer embarazada cuente con apoyo emocional durante y después del embarazo. Como mencionaba más arriba, existen también casos donde la mujer no cuenta con una pareja que le acompañe, en esos casos la madre puede buscar otras fuentes de contención, seres queridos, amigas cercanas, hasta mujeres que también pasaron por lo mismo y hasta apoyarse una misma, no abandonarse.
En otros casos, gran parte del apoyo proviene de la pareja. Pero a veces el varón no sabe cómo contener a su mujer, y hasta a veces él mismo carece de apoyo. Para el hombre también existen muchos cambios y con ellos nuevas preocupaciones por ejemplo, le preocupa el futuro, el aspecto económico, la relación sexual, lo que implica la paternidad, entro otras cosas.

¿Qué pueden hacer las personas que le rodean a la mujer embarazada?

Escucharle en sus necesidades, abrazarla las veces que ella necesita, respetarla, darle confianza en ella, ayudar a crear un ambiente de tranquilidad y comprensión.
Es también importante que la mujer embarazada esté conectada con ella misma, esto significa que pueda ser consciente de las necesidades afectivas y así poder compartirlas con su pareja, familia, médico, etc. Así se podrá sentir acompañada y sostenida emocionalmente durante y después de la gestación para que pueda vivir su maternidad plenamente.