Padres e hijos

Navidad
23 mayo, 2018
Paternidad consciente
23 mayo, 2018

Cómo acompañar a los hijos?

Adolescentes

Ponerles límites, acompañarles partiendo de la realidad donde ellos están, no la realidad que debería ser, escucharles, darles el espacio y la confianza para que sean realmente los protagonistas y actores de sus vidas, para que puedan generar la capacidad de decisión y que puedan ir descubriendo su identidad, aceptándose y valorándose hasta llegar a construir su propio proyecto de vida.
No sobreproteger, al sobreproteger doy el mensaje: vos no podes. El verdadero amor mira el bien del otro.
Los adolescentes son sumamente críticos y, más que escuchar las palabras, ven los actos. Ellos pueden repetir la frase conocida: “tus acciones gritan tan fuerte que no escucho lo que decís”
Si hay conflictos es porque hay una lección que aprender, y es importante mantener la calma, porque ellos están aprendiendo a negociar, a asumir las consecuencias de sus actos, a ser responsables y saber administrar su libertad. Si no mantenemos la calma, no vamos a poder educarles, transmitirles las mejores maneras para resolver los conflictos. Además, se puede entrar fácilmente en un juego de lucha de poder, de quién grita más fuerte; eso solo lleva a más gritos o a un encierro del adolescente.
Puedo aprovechar todas las ocasiones de conflicto o encuentro para dialogar con respeto, escuchar sus necesidades y enseñarle que los pasos a la libertad exterior suceden paso a paso.

Para una buena relación entre padres e hijos, recomienda las siguientes estrategias:

1. Darles afecto físicamente y emocionalmente, con sonrisas, contacto visual, abrazos, escucha atenta.

2. Demostrarles amor incondicional, rechazar la conducta inapropiada, pero siempre aceptar quiénes son. Confiar en ellos y ser de confianza.

3. Ser buen ejemplo de cómo lidiar con las tensiones con paciencia y calma.

4. Permitirles que expresen sus sentimientos, emociones y pensamientos y confirmarlos como válidos.

5. Ayudarles a comprender sus emociones y a dominar su comportamiento, buscando el equilibrio entre la libertad y la responsabilidad.

6. Ayudarles a verbalizar sus experiencias, a decir con palabras lo que piensan y sienten sin juzgarles.

7. Ofrecerles dirección y guía, apoyarles en sus decisiones para que aprendan a pensar por sí solos.

8. Observar sus interacciones, conocer sus relaciones y vínculos. Más que hablarles o aconsejarles es escucharles lo que nos cuenten y desde ahí acompañarles

9. Asegurarles que no tienen que enfrentar las situaciones difíciles solos.

10. Las normas y la disciplina son necesarias, buscando que aprendan que sus acciones tienen consecuencias. Siempre con un espíritu dialogante

11. Buscar ayuda o consejo profesional si lo necesita.

Bebes

¿qué clase de ser humano quiero que sea mi hijo?, ¿qué puedo hacer para lograrlo?

Los adolescentes con sus padres:

1. Aceptar a los padres como son, ya no exigirles lo que no hicieron.

2. Agradecer por lo que si hicieron, por el hecho de darles la vida. Eso ya es suficiente. No sabemos en qué situación estaban e igual aceptaron el desafío de traernos.

3. Somos nosotros responsables de nuestras vidas, ya no dependen de ellos.

4. Si no recibimos todo el amor que deseamos de ellos, es porque dieron lo que pudieron hasta ahí, hacen lo que pueden, no seamos tan exigentes con ellos, pensemos como queremos ser como padres nosotros.

5. Son también seres humanos con limitaciones.