Noviazgo primerizo

Mundo adolescente
5 julio, 2018
Noviazgo. Creciendo Juntos
5 julio, 2018

Por Delicia Arzamendia

Entablar un diálogo entre padres e hijos es poco común, más aún cuando el tema es el primer novio o novia. La opinión mutua y la confianza serán las herramientas fundamentales que fortalecerán la relación filial.
“Él es un haragán, es muy flaco o ella es muy enana, su nariz es de tucán”, defectos que, en algunos casos, los padres destacan con la intención de que su hijo o hija no entable un noviazgo. Sin embargo, actualmente hay adolescentes que desde temprana edad ya encuentran su otra mitad.
Con respecto a este tema, consultamos con la licenciada Eugenia De Loof, psicóloga, quien aconseja: “Lo ideal es empezar a establecer confianza con los hijos e hijas desde que son pequeños. No pretenda que ellos le hablen de sus preocupaciones o anhelos en la adolescencia si es que no estuvo presente cuando eran chicos, interesándose en sus pequeñas cosas. Tampoco ansíe que confíen en usted en la adolescencia, si de chicos les llena de pequeñas mentiras y ausencias”.
Puntualiza que “la confianza se construye desde la infancia, con pequeños detalles cotidianos. Pero, si por algún motivo, no pudo estar como le hubiese gustado o se dio cuenta tarde de la importancia de algunos actos, nunca es tarde para aprender a relacionarse y conocer a sus hijos. Para iniciar una conversación con la hija o el hijo sobre el noviazgo, deberá mantener una actitud abierta para saber qué piensa, siente o desea”.
“Los padres no deben poner obstáculos a sus hijos, pero sí límites claros. Tendrán que ser sobre todo guías y no jefes autoritarios. Deberán escuchar los motivos de sus hijos en la elección de pareja y llegar a acuerdos a través del diálogo. Si hay conflictos es porque existe una lección que aprender, y es importante mantener la calma, porque ellos están aprendiendo a negociar, asumir las consecuencias de sus actos, ser responsables y saber administrar su libertad”. “Si no tiene paciencia e impone, no podrá educar ni transmitir las mejores maneras para resolver los conflictos. Además, se puede entrar fácilmente en un juego de lucha de poder, de autoridad, esto solo lleva a más gritos o a un encierro del adolescente”.
“La regla de oro es ‘a mayor responsabilidad, más libertad’. El adolescente, por su parte, deberá saber que sus acciones tienen consecuencias; entonces, si por hablar por teléfono, celular o usar internet no estudia, la consecuencia directa es la prohibición de todos esos beneficios. No será necesario repetirle mil veces que si no cumple sus responsabilidades se aplazará, pues ya lo sabe. No se le puede obligar a estudiar, ya que no lo hará si no quiere, pero a la vez sabrá que si no estudia no tendrá vacaciones ni salidas, etc.”, señaló la profesional.
“Más que prohibiciones, los padres deben establecer acuerdos y límites claros a través de negociaciones conversadas y sobre todo cumplir lo establecido. Sus hijos adolescentes todavía necesitan límites claros hasta que con sus actos demuestren lo contrario.
Es importante que los padres acompañen a sus hijos para que formen su propio criterio de vida. No imponerles lo que cree que debería ser, sino ayudarles a que decidan por ellos mismos, estableciendo sus valores de vida, bases para su vida adulta. Este proceso se da lentamente, de acuerdo a la edad del adolescente. Proporcionarle la oportunidad a su hijo de que pueda sentirse capaz y que ustedes tienen confianza en él diciendo directamente: 'Confío en que serás capaz de tomar las decisiones correctas', y escuchándolo con respeto, es decir, pensando que su hijo adolescente es perfectamente capaz de resolver sus propios problemas y que sepa que cuenta con su colaboración y acompañamiento siempre que necesite. Facilitando ideas claves y orientaciones adecuadas para la edad”, afirma.

El enamoramiento

El enamoramiento actualmente se presenta desde antes de los 14 años. Los medios de comunicación, las redes sociales, la sociedad de consumo, entre otros factores, aceleran las vivencias de los adolescentes y preadolescentes, pero es importante recalcar que este aceleramiento no siempre está acompañado de la madurez emocional y psicológica. Por eso es necesario que los padres acompañen de cerca a sus hijos, para orientarlos de forma adecuada durante estas primeras vivencias, que son piezas claves de aprendizaje para la vida.

El adolescente

El adolescente debe ser sincero con sus padres y saber que, cuanta más responsabilidad y honestidad demuestre con sus actos, gozará de más libertad en el futuro. Es evidente que si empieza a mentir y a no cumplir con sus obligaciones tendrá menos permisos y no solo en el noviazgo, sino también en los demás aspectos de su vida.

Ante un diálogo con su hijo, recuerde:

• escuchar más y hablar menos
• tratar de no juzgar y criticar basándose en prejuicios o miedos
• establecer límites claros
• darles la oportunidad de sentirse capaces de tomar decisiones y ser responsables de sus acciones
• proporcionarles apoyo, comprensión y amor incondicional

Características del adolescente

• Los adolescentes, durante su noviazgo, idealizan mucho a la persona querida, intensifican con la fantasía y la imaginación sus emociones.
• Todavía dependen mucho de sus pares, de la aceptación que pueda tener su novio o novia en su grupo de amigos o conocidos.
• Existen noviazgos muy cortos y otros muy largos, que ya dependen de diversos factores.
• Generalmente dan importancia a su noviazgo, y podría darse un descuido en otras áreas de su vida.
• Algunos están pendientes de la moda, su popularidad, aspectos externos, como el físico o la vestimenta.

Recomendaciones a los jóvenes

Deberán disfrutar de su noviazgo conociéndose primero a sí mismos y luego a la persona que quieren, porque estas nuevas emociones despiertan muchas facetas antes desconocidas. No deben cerrarse en su relación de pareja y dejar de lado sus amistades y gustos. La adolescencia es un periodo ideal para conocer nuevas personas y socializar con ellas, realizar los deportes que desean, etc. Comprendan que las rupturas y fracasos pueden ser una oportunidad de crecimiento y autoconocimiento muy importantes. Recuerden que no es necesario que afronten las situaciones difíciles solos; es fundamental contar con el respaldo y la confianza de sus padres.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/nosotras-revista/noviazgo-primerizo-469254.html