Navidad

Los abuelos
22 mayo, 2018
Padres e hijos
23 mayo, 2018

La Navidad debería ser tiempo de paz y amor, pero generalmente con tantos compromisos familiares y laborales, el estrés generalmente juega en contra de estos valores, cómo hacer para contrarrestar eso?

Es fundamente poder detenernos y decidir cómo deseamos vivir y disfrutar de los días previos, el día de Navidad y los días posteriores. Una vez que decidimos cómo deseamos vivirlos, es necesario planificar cuáles actividades serán realizadas y cuáles definitivamente serán postergadas o canceladas.
Si uno mismo no se toma el tiempo para realizar esta decisión es muy fácil que caiga en la corrida del consumismo y con esto encontrarse con los nervios de punta y excesiva irritabilidad terminando agotados para esa noche tan especial.
Si uno mismo no diferencia qué es lo realmente importante en esta fecha es muy fácil vivir exactamente lo contrario. Por ejemplo: si yo no decido darle importancia a los adultos mayores de mi familia es muy común terminar irritada por su lentitud o comportamiento. Si yo no decido qué recuerdos quiero que tengan mis hijos de esta fecha es muy fácil terminar enojados con ellos porque no se comportan como deseamos.

¿Las mujeres perfeccionistas son los que más sufren de estrés en este tiempo?

Que actitud debemos tomar para pasar una Navidad tranquila y sin muchas complicaciones?

Si, las mujeres perfeccionistas y también todas las personas que se exigen alcanzar ciertas metas, siguen algunos patrones sociales o expectativas familiares. La actitud que podemos adoptar para vivir una Navidad tranquila y sin complicaciones es pensar qué es lo realmente importante para mi en esta Navidad, qué es lo que realmente daría felicidad a mi y a mis seres queridos.

Es importante hacer las tradiciones, como armar el pesebre, o el arbolito, con los niños, a parte de las ceremonias cristianas?.

Los ritos y tradiciones son importantes si nos recuerdan y conectan con algo interior que nos ayuda a sentirnos con más amor, paz y felicidad. También para vincularnos o encontrarnos con nuestros seres queridos.
Es importante dar a las formas externas, como el pesebre y el arbolito, el contenido que están simbolizando. Es fundamental trasmitirles a nuestros hijos estas tradiciones con los valores que conllevan y, no como ritos vacíos y mecánicos. Podemos preguntarnos, qué significa para mi la Navidad, qué cualidad de Jesús quiero que renazca en mi, etc.

Es necesario reflexionar y perdonar en este tiempo para lograr sentir paz interior?

Es necesario tomarse el tiempo para reflexionar y sentir lo que uno está necesitando para sentir paz interior.
A veces invertimos más tiempo en cómo vamos a vernos exteriormente, cómo vamos a decorar la casa exteriormente o qué regalos materiales vamos a realizar. Pero no nos tomamos el tiempo para vernos y sentirnos bien interiormente, arreglar lo que pueda mejorado en nuestro hogar y realizar los regalos interiores para nuestros seres queridos.
Sabiendo que las decoraciones en la casa se van a sacar en enero, que los regalos materiales en algún momento se van desechar pero lo que podamos regalar y regalarnos interiormente va a permanecer. Un perdón, un abrazo, un gesto de amabilidad, una llamada, un darle importancia al adulto mayor, un reconocimiento verbal a nuestros hijos o nuestra pareja, entre tantas y tantas maneras de manifestar nuestro amor a las personas que son lo más importante en nuestra vida.

Consejos de actitudes que debemos tener para pasar unas felices fiestas?

- Valorar y agradecer: Es fundamental valorar todo lo que somos y tenemos en este momento, en lugar todo de pensar lo que nos hubiese gustado ser y tener. Agradecer especialmente la presencia de nuestros seres queridos.

- Aceptar las situaciones que no puedan ser cambiadas. El ponernos tristes, enojados o irritados no cambiará la situación, solo agregará sufrimiento mental y emocional.

- Humor: Reírnos en las situaciones que no tienen tanta importancia o que no podemos cambiar ayudará a disfrutar más el momento presente.

- Decisión. Decidir cómo quiero vivir y recordar esta Navidad. Discernir y darle importancia a lo que realmente es valioso para nosotros diferenciándolo de lo que no es. A veces le damos demasiada importancia a ciertas cosas que terminan arruinando lo que sí era importante y sólo fue porque decidimos darle esa importancia.

- Renovación, renovarnos interiormente. Darnos un espacio para renacer a las cualidades, actitudes que nos gustaría cultivar en nuestra vida.

- Reiniciar, retomar nuestras intenciones o decisiones de cómo vivir la Navidad cada vez que nos demos cuenta que caigamos en la corrida, consumismo o dándole importancia a lo que no es realmente importante.

- Llenar de contenido interior las actividades externas, que sea una Navidad que exteriormente refleje mis anhelos, deseos y esperanzas interiores.