Mamá positiva

Madre estresada
29 junio, 2018
Mirada de cariño
5 julio, 2018

Por Mirtha González Schinini

Un buen método de crianza es pensar y hablar en positivo de los hijos, con palabras transmitimos confianza y seguridad. Ese amor y respeto empiezan en la mamá, quien cuidará su cuerpo, mente y espíritu sin olvidar la sonrisa.

La licenciada Gabriela Casco Bachem, psicóloga, refiere: “todas queremos ser la mejor mamá, pero pocas sabemos que la única herramienta para lograrlo se encuentra en las palabras que decimos y cómo lo hacemos. Ese discurso equilibrado entre la disciplina y el amor, entre una crianza con límites y una en libertad, se encuentra en la forma en que vivimos, trabajo, pareja y cómo nos criaron a nosotras. Hoy la verdad, que hemos escuchado por siglos, sale a la luz desde Jesús, Einstein y el novedoso científico Jean Pierre Garnier Malet con su teoría del desdoblamiento para leer: la salvación de todos nuestros problemas a través de las palabras, ‘benditas’ o bien dichas, que tienen un poder energético real y científicamente comprobado, poder de curación y transformación de la realidad”.

La psicóloga asegura que “la ley de atracción existe como explica en su libro Laura Gutman que dice: ‘los niños creen en los padres. Cuando les decimos una y otra vez que son encantadores, que son los príncipes o princesas de la casa, que son guapos, listos, inteligentes y divertidos, se convierten en eso que nosotros decimos que son. Por el contrario, cuando les decimos que son tontos, mentirosos, malos, egoístas o distraídos, responden y actúan como tales. El niño no mirado, mimado, apalabrado y tomado en cuenta por sus padres, dará mayor crédito a sus discapacidades. Y sufrirá. En cambio, el niño amado a través de los actos cariñosos cotidianos contará con una seguridad en sí mismo que le permitirá erigirse sobre sus mejores virtudes y al mismo tiempo reírse de sus dificultades”.

La licenciada Eugenia De Loof manifiesta que las mamás que trabajan, además manejan el hogar y cuidan una familia, cumplen labores muy exigentes. Muchas hacen malabares para combinar las responsabilidades profesionales y familiares.

La psicóloga señala que “para cuidarnos debemos tener en cuenta nuestro cuerpo, mente y espíritu. Llevar un plan alimenticio adecuado, practicar ejercicio, sueño reparador, meditación y técnicas de relajación que producen efectos fisiológicos que acercan el cuerpo al equilibrio. Incluso pedir ayuda cuando necesitamos”.

Invita a tener pasatiempos agradables, leer un buen libro, escribir en un diario o salir con amigas, porque los hijos crecen o las empresas se cierran, pero el crecimiento espiritual permanece.

Es bueno también agradecer lo que somos y tenemos con alegría, que se evidencia con una sonrisa.

mirtha@abc.com.py

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/salud/mama-positiva-1479442.html