La calidad de nuestro amor

Juventud, primavera de la vida
22 mayo, 2018
Los abuelos
22 mayo, 2018

Vacío de amor.

La atención es amor.

Cuando prestamos atención, a cualquier persona que sea, la estamos amando. Cuando dejamos de prestarle atención es porque lo dejamos de amar. Por ejemplo: terminé con mi novio, dejé de amarlo, es decir, dejé de prestarle atención.

Por lo tanto, nos han amado cuando nos han prestado atención. Todo a lo que prestamos atención crece, si cuido una plantita crecerá hasta ser un gran árbol, si pienso mucho en una persona, su presencia estará en mi mente hasta que deje de alimentar ese pensamiento.

Entonces, la pregunta central es: cuánta atención nos brindamos a nosotros mismos? Cuánto nos amamos?

Cuido de mi cuerpo? Con qué alimentos lo nutro? O lo intoxico con alimentos que sé que lo dañan? Le doy el ejercicio necesario?

Cuido de mis pensamientos? Los selecciono o dejo que la mente se divague hasta perderme en fantasías que empañan mi realidad?

Cuido de hacer actividades que me den alegría? Realizar mi talento, don? Cumplo las metas que me propongo que sé que me hacen bien?

Entonces de repente se descubre que el amor ha desaparecido en la relación conmigo mismo. Y algunas veces se busca que alguien de afuera llene ese vacío de amor, me quiera y me cuide. Y me distraigo en amores externos pasajeros sin atender el amor interno permanente, la relación de amor conmigo mismo.

Lic. Eugenia De Loof