Hermana Muerte

Haciéndonos amigos de la emoción
22 mayo, 2018
Soledad
22 mayo, 2018

Al morir, al dejar este plano físico y dejar los roles que estuvimos desempeñando, qué queda de nosotros?

Si nos pasamos la vida construyendo una casa, una empresa y lo logramos, dejamos eso. Importante para el bienestar de nuestros seres queridos pero hay una mala administración o problemas financieros y se desmorona en un día lo construido en toda una vida.
Si plantamos árboles, dejamos eso para las próximas generaciones. Importante para el bienestar de nuestros seres queridos pero vienen tormentas o cortan los árboles, se desmorona en un segundo lo construido en toda una vida.

Entonces, qué podemos dejar al morir que pueda permanecer?

Pienso que lo único que puede permanecer y no puede desmoronarse por cuestiones externas, son las conquistas o aptitudes internas. Si de niña escuchaba música clásica con mis padres, ese hecho simbolizaba para mi el tiempo compartido con las personas que más amaba en ese momento. Entonces, ahora de grande el escuchar música clásica me conecta con una sensación hermosa de sentirme amada y cobijada en el nido familiar. Al fallecer mis padres, cada vez que escucho esas músicas me vuelven esas sensaciones de amor y cobijamiento.
Si muere un amigo que siempre estaba alegre y veía la vida de manera positiva. Me queda de él su manera de ver y vivir la vida.
Generalmente no son las grandes conquistas o logros los que quedan después de nuestra partida, sino pequeños detalles con alto contenido interior.

Entonces, qué quiero dejar tras mi partida?