El mejor regalo de Navidad

EL EMBARAZO, cómo influye en él
29 junio, 2018
El poder de la Meditación
29 junio, 2018

¿Cuál es el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros hijos en la Navidad?

Un regalo que no se rompa, ni pierda…

Un regalo que le dure toda la vida…

Un regalo para todas las edades…

Un regalo que les ayude a que puedan llegar a ser personas sanas, emocionalmente equilibradas, autónomas, independientes y sobre todo felices.

¿Existe ese regalo?¿Se lo puedo dar a mi hijo de 2 o 3 años y también a mi hijo de 6 y al de 10?

Si existe y es apto para todas las edades.

¿Cuál es ese regalo?

Algunas pistas…

El mejor regalo es no regalarles todo, esto quiere decir, no darles todo lo que piden y quieren. El mejor regalo es que aprendan que en la vida no todo cae de arriba y no por tener más se es más feliz.

Es no querer tapar las ausencias ni los sentimientos de culpa con regalos.

Es demostrarles con hechos que para conseguir algo se requiere esfuerzo, aprender de los errores, y a veces esperar un tiempo con paciencia y perseverancia.

Es darles la oportunidad de que puedan sentir esa sensación de YO PUEDO!, me costó, me esforcé y lo logré!.

Es darles las herramientas para que valoren lo que tienen y sobre todo lo que son.

¿Cómo se hace eso? Algunas ideas

Para regalarle autovaloración positiva:

1. Que cada vez que logren algo que les cuesta sumar puntos para conseguir el juguete o regalo deseado.

2. Cada vez que ayuden con los quehaceres de la casa, según la edad, van juntando la plata necesaria para lo que deseen.

Para regalarles autoestima o amor propio

1. Proponerles que usen su imaginación y creatividad para decorar o arreglar alguna parte de la casa con motivo navideño y como recompensa recibirán un regalo el día de Navidad.

2. Buscar algún conflicto y preguntarles cuáles serían las mejores soluciones, reconocer la mejor solución, pagarle las ideas o comprarle la ropa deseada para usar ese día.

Para regalarles la posibilidad de ser responsables y favorecer la toma de decisiones

1. Pedirles su colaboración para la preparación de la fiesta de Navidad y designarle alguna tarea, según la edad, que estará bajo su responsabilidad.

2. Decirles que decidan algún aspecto en que quieren mejorar y al lograrlo recibirá una sorpresa la noche de Navidad

Es muy importante acompañar de cerca estas tareas, alentándoles, alabando los logros, dando fuerzas cuando las cosas no salen como esperaban, preguntándoles posibles soluciones para los errores sabiendo que los errores son normales en los aprendizajes. Evaluar los logros de las tareas con un criterio a nivel de los niños y no con exigencia de adultos. Proporcionarles frases alentadoras como: sos un campeón, siempre voy a estar contigo aunque te equivoques, sé que sos capaz de lograrlo sólo se requiere práctica, tiempo y paciencia, sos capaz de hacerlo.

Agradecerles a los niños cuando ellos cooperan, cuando nos ayudan o ayudan a otros, cuando se expresen de buena forma hacia los demás, cuando cumplen las reglas de la casa y reaccionan en forma positiva. Es bueno Indicarles qué fue lo que nos gustó de su comportamiento.

Tenemos que evitar la crítica. Existe una gran diferencia entre decirle a un niño:” Podrías ordenar tu lugar” y “Eres un desordenado”. Evitar enviar constantemente mensajes negativas resaltando los errores de los niños. Estos mensajes llevan al niño a sentir y pensar que él es malo o que todo lo que hace lo hace mal. No nos olvidemos que cada palabra, tono de voz, gesto o acción nuestra trasmite algún mensaje a nuestro niño en cuanto a su valor. Y que hasta los 5 o 6 años el amor propio y la personalidad se forman casi exclusivamente en la familia.

Todos quisiéramos hacer este tipo de regalos a nuestros hijos, pero lastimosamente estos regalos son muy caros porque requieren de nuestro tiempo, no sólo de una hora sino de varias, requiere de nuestra presencia amorosa y paciencia. Pero no les dura lo que tarden en romperlos o aburrirse, sino que les sirve para toda la vida.

Teniendo en cuenta que es nuestra tarea como padres es ser sus educadores y guías para la vida, podemos regalarles las herramientas para que sean personas felices, responsables, autónomas e independientes, que sepan adaptarse a las situaciones con inteligencia emocional sabiendo superar la frustración y el fracaso y por sobre todo disfrutando de la vida.

No es tarea fácil, para ello Virginia Satir en su libro ”Relaciones humanos en el núcleo familiar” nos recomienda preguntarnos como padres: ¿Qué clase de ser humano quiero que sea mi hijo? Y ¿qué es lo que puedo hacer para lograrlo?

Entonces, qué le quiere regalar a su hijo en esta Navidad?