Cuando termina un año y empieza otro

Claves para vivir mejor y superar la depresión
22 mayo, 2018
Haciéndonos amigos de la emoción
22 mayo, 2018

Cuando termina un año y empieza otro, todos deberíamos hacer un parete en la vida y reveer si hemos cumplido con las metas y si son satisfactorias, cómo deberíamos hacer ese ejercicio?

Cuando nos vamos acercando al final del año sabemos que empezamos a correr con las actividades, acompañados muchas veces con el cansancio o con el caos de todo un año de muchos cambios. Y para empeorar la situación las horas y los días pasan volando.


Justamente por la descripción de este escenario es necesario hacer un paro en el camino. Parar las corridas y darse un tiempo para respirar y observarse. Observar nuestro año viendo no sólo las metas u objetivos no cumplidos sino también los logros y las alegrías vividas, para no caer en la tentación de ser crueles con nosotros mismos al autoevaluarnos.
La propuesta es que podamos mirar amablemente lo que salió mal o los errores cometidos, celebrar los pequeños logros y también lo que aprendimos de los fracasos. Separar las grandes metas en metas sencillas, pequeños avances que si pudimos dar. No desanimarnos por no alcanzar nuestras metas, cada día es un nuevo comenzar.
También recuperar en la memoria los momentos que realmente son significativos y que a veces no son los más extraordinarios y por ellos dar gracias, para lograr despedirse con gratitud del 2013 y recibir el 2014 con alegría. Cuáles son las pequeñas cosas o los momentos que realmente nos dan la sensación de una vida bien vivida? Y a partir de esas observaciones decidir conscientemente cómo quiero vivir el 2014.

Cuándo no estamos satisfechas con las cosas que estamos haciendo o no nos sale nuestros proyectos, qué está pasando, estamos con una mentalidad muy desordenada o puede que nuestra historia de vida nos este atajando a un desarrollo?

Cuando no estamos satisfechos o no salen los proyectos que nos propusimos generalmente son indicadores de que llegó el momento de disminuir la atención que ponemos al exterior y aumentar la atención al interior de nosotros mismos. Llegó el momento de preguntarnos: dónde realmente está mi corazón? En qué invierto mi tiempo y energía? Qué es lo realmente importante en mi vida? Qué cambios debo realizar en mis actividades o hábitos para llevar la vida que en esencia quiero llevar? O qué puedo aprender de estos obstáculos y de esta situación?
La palanca de cambios está en nuestra mano y se llama actitud.
“Los seres humanos, al cambiar sus actitudes internas, pueden cambiar los aspectos externos de sus vidas” Willian James

Cómo se lograr construir una mentalidad positiva y de abundancia, siendo que en esencia son capaces?

Para empezar a construir una mentalidad positiva es necesario primero conocer nuestras creencias. Y específicamente detectar las creencias que están boicoteando nuestra acción en el camino de la concretización de nuestras metas. Con las creencias podemos crear mundos imaginarios casi siempre destructivos para nosotros mismos. Las creencias se pueden cambiar al modificar nuestros pensamientos y darnos cuenta que solo nosotros somos responsables de nuestras acciones.
Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo. Albert Eistein

Se puede congeniar tener una mentalidad positiva y lograr tener paz interior y la ansiada felicidad?

Todos esos condimentos son posibles y están disponibles. La mentalidad positiva, paz interior y la felicidad se encuentran en nuestro interior, son gratuitos y depende solamente de nosotros poder acceder a ellos. No dependen de nuestro nivel académico o de nuestro nivel económico.

Son procesos internos que se pueden trabajar y mejorar, existen métodos dentro de la psicología para lograr eso?

Existen muchos métodos y herramientas para lograrlos. Un método muy efectivo es la meditación.

10 Tips prácticos que pueden ayudar a construir una mentalidad positiva y de paz interna.

  • Agradecer el presente, lo que si soy y si tengo.
  • Formular afirmaciones en positivo y en presente por ejemplo: me siento en paz.
  • Aceptar la impermanencia de las cosas, todo está en continuo cambio, no sirve de nada aferrarse a algo.
  • Disfrutar del presente. El sufrimiento empieza cuando rechazo mi presente o me apego a algo.
  • Relacionarse con personas alegres y positivas.
  • Sonrier más seguido.
  • Ayudar a los demás.
  • Tratar de ver los aprendizajes de cada situación, no podemos cambiar los hechos pero si podemos decidir la actitud que vamos a tomar en relación a lo que nos sucede.
  • Tener un tiempo dedicado solo a nosotros mismos y realizar en ese momento algo que nos de bienestar, cuidarnos.
  • No asumir todo como obvio, valorar las cosas pequeñas.
  • Elegir nuestros pensamientos, porque los pensamientos crean la realidad.
  • Cambiar los hábitos dañinos y cultivar los hábitos que nos generen bienestar.
  • El futuro ya está en lo que hacemos hoy.