¿Cómo le enseñamos a compartir?

Cómo acompañar a adolescentes
21 mayo, 2018
¿Cómo entretener a tus chicos durante el viaje?
21 mayo, 2018

Por Por la Lic. Eugenia De Loof, Licenciada en Psicología Clínica, adolescentes, adultos y parejas.

Pasa a muchas mamás, que cuando vienen otros niños a la casa a jugar, sus hijos traen un juguete que el otro niño quiere tocar y jugar con él. Su hijo no quiere y hace berrinches con tal de no prestárselo y esta actitud preocupa bastante a las mamis creyendo que sus hijos serán envidiosos, mezquinos y que no sabrán compartir. Quedate tranquila, que nuestra Sicóloga te explica esta actuación, muy normal y que afortunadamente con el tiempo cambiará.
Hasta los dos años de edad es normal que los niños no quieran compartir porque todavía están formando su identidad y recién están empezando a definir qué es suyo y qué no.

Al principio, todo es suyo: el famoso “mío, mío”, y piensan que si lo prestan, lo van a perder. Así, para un niño menor de dos años, prestar un juguete es perder una parte de él mismo. Además, aún carecen de la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Lo ideal en estas edades es ir dando pautas para que, de a poco, vaya comprendiendo qué es compartir y que, al contrario de perder algo, se “gana” cuando se juega compartiendo. Es beneficioso ser generoso.
Para eso, es importante la aclaración amorosa, tolerante y paciente de sus padres cada vez que no quiera prestar algo y, por sobre todo, su ejemplo acerca de los límites de lo propio y de lo ajeno. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no le podemos exigir o forzar el compartir antes de esta edad; a veces por el simple hecho de quedar bien con los demás.

¿Cómo podemos empezar a enseñarle?

1. Con nuestro ejemplo. Que pueda ver cómo sus padres comparten sus cosas y son felices haciéndolo.

2. Ayudándole a hacer pequeños regalos a los demás. Por ejemplo, ir juntos a buscar una flor para la abuela o pintar algo para el papá.

3. Felicitarlo cada vez que logre prestar algo.

4. Buscar momentos de interacción con otros niños. Es en esas interacciones y con el tiempo, cuando se dará cuenta de que el compartir no es tan malo, sino todo lo contrario, es divertido.

5. Cuando lleguen sus amigos para jugar, preguntarle cuál juguete quiere prestar y cuál no. Y respetar esa decisión.

6. Si hay peleas en el juego con los demás, es recomendable poner turnos y tiempos.

7. Leerle cuentos sobre personajes que son generosos explicándole por qué lo son.

8. Es importante no criticarle ni avergonzarle frente a los demás. Todo lo contrario, es primordial trasmitirle toda nuestra atención, respeto y confianza.