¿Amigos en redes?

Amigo Invisible
21 mayo, 2018
Berrinches
21 mayo, 2018

Por Mirtha González Schinini

En una verdadera amistad es necesario conversar, compartir, hablar y escuchar. La protagonista es la palabra, única herramienta para el inicio y sostén de todo vínculo. La tecnología es un elemento más que complementa esta bella relación
La psicóloga psicoanalista Aurora Bachem de Casco informa que debido a la innovación tecnológica, las formas de hacer comunidades, amistades y relaciones interpersonales, así como también la subjetividad con la que nos relacionamos, han cambiado. Si en la amistad la confianza prima para construirla y sostenerla con los años, en los vínculos virtuales, esta, a veces, puede quebrarse al descubrir que tras la imagen y palabras con las que creíamos conocer a la persona, se disuelven en una realidad que no era tal.
“La evolución nos ha llevado a proyectar nuestra vida a través de las pantallas. Las ideas, fantasías, emociones y rutinas son vivenciadas en un nuevo espacio virtual. Las pantallas han reconducido la forma de pensar y actuar del ser humano”, afirma.
Refiere Bachem: “Algunas redes sociales son conductoras de todo este nuevo universo digital, nos instan a compartir a través de las afinidades y mostrarnos a través de fotos o noticias que publicamos, aquello que somos, o idealizamos ser. Toda esta innovación en la dinámica de la interacción social nos está conduciendo quizás a una sociedad exhibicionista”.
Añade: “Todo este relacionamiento virtual, de aquí y ahora, independientemente de la materialidad, por supuesto que modifica esencialmente la forma en la que experimentamos el tiempo y el espacio. Esto permite que la construcción de vínculos de amistades esté liberada de las limitaciones de la temporalidad y también del cuerpo concreto, evitando los prejuicios de la imagen real, de la forma de hablar, vestir, etc. Podemos estar presentes aquí y allá, a miles de kilómetros y en forma simultánea a través de un holograma o a través de la telepresencia estamos compartiendo la cotidianeidad”.
Por otra parte, “las redes sociales nos permiten superar el aislamiento, la depresión y el individualismo y nos conceden la posibilidad de hacer aquello que seríamos incapaces en la vida real, pero esta vida virtual trae consigo riesgos y algunos síndromes en la conducta. Por ejemplo, cuando se ignora a una persona con la que se está compartiendo una interacción social, ya sea hablar, comer, acompañar, lo que produce mucho malestar entre las personas, familiares, pareja y amigos. Por su parte, la licenciada Eugenia De Loof, psicóloga, menciona que los peligros de las relaciones cibernéticas aumentan cuando la vida real no es satisfactoria, buscando en las redes lo que no se encuentra en la realidad, creando un mundo de fantasía. Lo más peligroso es pasar más tiempo conectados con el mundo irreal y desconectados de la verdadera vida, de los verdaderos vínculos.
“Podría ser peligroso tener amigos en las redes porque es difícil saber con quién se está hablando realmente. Detrás de un lindo rostro, de conversaciones amables y agradables, puede esconderse una persona con malas intenciones o hasta con algún trastorno psicológico”, agrega.
Enfatiza la profesional que el peligro es creer tener muchos amigos, porque tengo muchos contactos en las redes, amigos que conocen nuestras lindas fotos subidas a las redes y podemos sentirnos felices con sus comentarios y sus “me gusta” y sin embargo pueden desconocer nuestros sueños, proyectos, miedos y desafíos. “Corremos el peligro de perdernos largas conversaciones frente a frente compartiendo un tereré, riéndonos a carcajadas con nuestros amigos o llorando juntos y sustituirlos con mensajes respondiendo a sus alegrías y tristezas mientras nos cepillamos los dientes o vemos una película”.
De Loof apunta que otro gran peligro es la limitación del lenguaje solamente escrito. “Nos perdemos toda la riqueza de información del lenguaje verbal, como el tono de voz, la mirada, los suspiros, las pausas. Muchas veces ese lenguaje dice mucho más que un lenguaje escrito.
Las redes son instrumentos para estar comunicados y deben estar a nuestro servicio. No debemos sustituir los vínculos reales creados con personas reales frente a frente, por vínculos creados por mensajes de texto. Podemos complementar nuestros vínculos con los avances de la tecnología, el peligro está al sustituirlos, descuidando a las personas que están a nuestro lado”.

mirtha@abc.com.py


Autor: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/salud/amigos-en-redes-1503538.html